Bienvenidos "Esta es otra mirada sobre el Arte y la Cultura"


"Siempre tuve la necesidad de escribir, como modo de expresarme, como un intento inicial de comunicarme con la gente"

Mario Benedetti


Mi rol en la sociedad, o la de cualquier artista o poeta, es intentar expresar lo que sentimos todos. No decir a la gente cómo sentirse. No como un predicador, no como un líder, sino como un reflejo de todos nosotros.

John Lennon.

Cultura

Cultura

escritores

Loading...

Cuentos y Poesías

Cuentos y Poesías

Poemas

Loading...

Invitados de Honor

Invitados de Honor

Humor en Serio

Humor en Serio

Humor

Loading...

Cine y Video

Cine y Video

Cine

Loading...

Arteriscos

Arteriscos

Música

Música

Para ver y escuchar

Loading...

El Baúl de los recuerdos

El Baúl de los recuerdos

lunes, 17 de agosto de 2009

HOY: LA INDUSTRIA CINEMATOGRÁFICA: "PRODUCTORES Y PRODUCCIONES"

Cuando se mezclan las palabras "cine" y "dinero", se piensa inmediatamente en la figura del productor. Sin embargo, no es siempre así, salvo que éste financie la película. En Europa, normalmente, productor y financiador son dos personas distintas; en cambio, en Estados Unidos ambas resposabilidades suelen recaer en una misma persona. Existen varias formas de financiar una película. Una de ellas es la que avala el distribuidor, por el hecho de que las distribuidoras acostumbran a controlar el mercado en la mayor parte de los países. En este caso, el distribuidor aporta el dinero, ya sea directamente o mediante un empréstito bancario, o bien avala con su firma, que sirve de garantía ante una entidad bancaria que presta a su vez al productor. Otra forma estriba en que el mismo productor arriesgue su dinero, si lo tiene. A través de diversas modalidades, desde su asociación con otros productores, que si son de diferente nacionalidad darán lugar a las coproducciones, a solicitar determinadas subvenciones estatales, por lo general en forma de anticipos. Una tercera fuente de financiación se basa en los llamados créditos profesionales: facilidades de pago dadas por los estudios y laboratorios al productor que solicita un número determinado de servicios; estas ayudas serán deducidas de los ingresos que el futuro filme obtenga en taquilla. En este caso colaboran en ocasiones, técnicos y actores de la película en cuestión, que ceden un porcentaje de su salario y participan luego de los beneficios derivados de la carrera comercial del producto. Por último, en los países cuyas cinematografías gozan de cierto prestigio (Francia, Gran Bretaña, Italia, Estados Unidos), se emplea el sistema de ventas adelantadas al extranjero, durante las cuales son amortizados algunos de los gastos de producción de la película. En las coproducciones varias productoras de diversos países suman sus fuerzas para conseguir un producto que, además de lograr un nivel industrial mejor que si fuera financiado por una sola de ellas, pueden disfrutar de un mercado más amplio al gozar, cada uno de los países participantes, de los beneficios que la protección estatal otorga en ellos a los filmes nacionales. Este método ha cobrado hoy absoluta actualidad, tanto en lo que respecta a Europa, donde se tiende cada vez con más fuerza a una política cinematográfica conjunta, como a otras zonas del mundo. Se ha comentado mucho la escasa calidad de la mayoría de las coproducciones, dado que, bajo sus fórmulas mucho más cómodas de financiación, se amparan los productos más híbridos e impersonales del cine comercial, al distribuirse excesivamente las responsabilidades. Sin embargo, existen valiosas excepciones. Así, cuando la coproducción se establece en proporciones como la del 70% de participación frente al 30% de otro, como es normal, y si los elementos que puedan llamarse "creadores" perternecen al país mayoritario, la impersonalidad no tiene que ser inevitable; obras de grandes realizadores como Visconti, Buñuel, Godard, Bertolucci, etc., se han realizado usando este sistema.

Por: EMILIANO LUDWINIAK ALLER

domingo, 9 de agosto de 2009

HOY: EL CINE, ¿ARTE O INDUSTRIA?



Hay distintos tipos de cine como también de público. Los seguidores del cine de culto enfocan a éste desde el punto de vista artístico. Frases como "séptimo arte" son válidas, más allá de ser aceptadas o no en el ánimo de todos.
A la inversa, o quizá como complemento de lo anterior, los que viven del cine lo consideran una "industria" rentable. El productor es el que invierte su dinero con el objetivo de recuperarlo con ganancias. El empleado de los estudios cinematográficos se esmera en cumplir con su trabajo porque de él dependen sus ingresos. La distribuidora y el propietario de una sala de de exhibición buscan los máximos ingresos de taquilla.
Una película es manipulada desde los estudios hasta la pantalla como un producto que debe ser vendido de la mejor manera posible, de la misma forma que una casa o un auto. Una vez Charles Chaplin (conocido por nosotros como Carlitos Chaplín), al prologar el ensayo de Élie Faure titulado "La función del cine", dijo:.
"¿No ha sido él el primero en reconocer en el cine una de las màs grandes formas del arte, la que mejor puede traducir el dinamismo de nuestro mundo moderno? ¿Y si el cine es arte e industria? Todo depende del punto de vista de cada uno.
POR: EMILIANO LUDWINIAK
ALLER